6 nov. 2014

Taylor Swift y Spotify

Desde el principio me sorprendió como Spotify, la célebre plataforma de música por streaming, se hizo con un catálogo tan enorme. Yo siempre había pensado que la tecnología, a la larga, facilitaría las cosas para los artistas. Y sin embargo, es obvio que no es así. El dinero que Soptify paga a un artista de esos que venden por debajo del millón de copias (es decir, la inmensa mayoría) a cambio de disponer de su catálogo, es irrisorio. En este artículo de Rolling Stone se dan datos concretos:
"En julio de 2010 tuvimos 24.214 escuchas en Spotify (..) y recibimos en total 35 euros." Fernando Delgado, responsable del sello 2Fer Rcords   
Ese mismo artículo explica diáfanamente que criterios usa Spotify para determinar que cantidad debe pagar a cada artista. Básicamente, la cantidad se calcula a partir de tres factores:
  1. El número de reproducciones de una canción concreta
  2. Los ingresos por publicidad de Spotify
  3. El número de usuarios Premium
No tengo los porcentajes exactos sobre el peso de cada factor, pero no cuesta mucho imaginarse que los dos últimos son los que más importancia tienen. Es decir, que si Spotify no ingresa dinero por publicidad o tiene un bache en número de usuarios premium, o no te paga, o te paga muy poco. De esta manera Spotify nunca pierde. Es un negocio seguro para Spotify, y nefasto para los artistas o autores.

Logo de Spotify

Ante esta realidad, cabe preguntarse... ¿cómo es posible que casi todos los artistas quieran en estar en Spotify? La respuesta es sencilla: porque han monopolizado la distribución de música en internet a base de comprar masivamente catálogos a las discográficas. Las discográficas, que estaban heridas de muerte ante el cambio del modelo de distribución (iTunes lo estaba petando), presionaban a sus artistas para poner el catálogo en Spotify. Eso proporciona a la discográfica unos ingresos fijos por no hacer nada,básicamente. De esta forma Spotify empezó a crecer, a acumular usuarios, de manera que si no estabas allí, no estabas. Para los superventas, no era un gran problema: hace tiempo que su visión era recaudar en las giras y contemplaban los discos como un simple medio para poder hacer giras. Asi que perder un 50% o más de las ventas poniendo su catálogo en Spotify no les suponía un gran problema. Esto empujó a casi todo el mundo a echarse al monte, y ceder sus catálogos a Spotify.

Lo que se han conseguido con Spotify es que se vendan aún menos discos. El modelo de distribución de música de Apple es mucho más razonable: si quieres un disco, lo pagas. Si quieres una canción, la pagas. A precios más económicos que el formato físico, claro está. Al igual que Spotify, iTunes ofrece el valor añadido de la facilidad de uso y la disponibilidad: desde el ordenador o desde el movil, accedes facilmente. Pero Apple tiene una gran  desventaja: no te ofrece nada gratis.

Pero ya empezamos a ver como ciertos artistas se empiezan a marchar de Spotify. Pesos pesados como Mellatica suscriben que al poner el catálogo en Spotify, las ventas de discos se les desploman (lógico).

Los dueños de los derechos de los Beatles, muy juiciosamente, nuncan aceptaron estar en Spotify. Pink Floyd anunció que solo cedería los singles, y ahora la muy juiciosa Taylor Swift retira todo su catálogo.

Me cae bien Taylor Swift. Por no ser un mamarracha como Rhianna, la Cyrus, o toda esa troupé de guarrillas que hacen tecnopop cutre con actitudes pornográficas y encima se creen innovadoras. Pero aparte de eso, por valorarse personalmente, y por cuestionar el modelo de negocio de Spotify

Cabe destacar que en principio, Taylor solo se negó a que su ultimo disco, 1989 estuviera disponible. 

El último disco de la Swift

Pero los de Spotify se pusieron "flamencos", diciendo cosas como:
"Creemos que los fans deben poder escuchar la música donde y como quieran"
Vamos, como tirando la puyita de que ellos contribuyen a la difusión de la cultura y a la raza humana y no sé qué más. Taylor Swift hace muy bien en marcharse, y sobre todo me parece coherente por su decisión de retirar todo el catálogo, en lugar de echar cuentas fríamente y tomar una decisión basada exclusivamente en criterios económicos (como una retirada parcial o no ceder su nuevo album), que es lo que hacen muchos artistas. 

Seamos claros: Spotify hace negocio a costa de los demás. Lo que aporta Spotify es la plataforma, y eso es barato. Lo puede hacer mucha gente. Sin embargo, está claro que los beneficios los obtiene por los artistas. Es el típico caso del intermediario gorrón que se lucra a costa del productor, y que ha llegado a una situación de poder de forma fortuita. Han sido listos, claros. Pero han pescado en rio revuelto. Por eso no creo en el libre mercado. Las oportunidades deben colectivizarse de alguna manera, no me vale que llegue un "listo" (listo en el peor sentido de la palabra) y se lucre a raíz de una contingencia. Incluso aunque la gente abandone Spotify, el daño ya está hecho. Al menos iTunes contribuye a aumentar las ventas del artista. En ese sentido, Apple fueron "listos", pero en el mejor sentido de la palabra. (Y que conste que no soy fan de Apple ni utilizo productos Apple, aunque si tengo cuenta en iTunes). 

Hay quien hargumenta que no estar en Spotify fomenta la piratería. Evidentemente sí. Pero también fomenta la venta de discos. Y al menos, si te piratean, ningún tercero se lucra con tu trabajo (emule y otras plataformas P2P no generan  beneficios para nadie, salvo para los usuarios que se bajan contenidos por la cara).

Respecto a Taylor, al final, ¿de qué te sirve ser joven, guapa, rica y famosa, si tienes que tragar con todo por miedo a perder tu estatus? Bueno, te puede servir para llevar una vista de lujo decadente y matarte bebiendo, drogandote, y relacionandote con matones como hace Lindsay Lohan

Taylor Swift
"En mi opinión, la música no debería ser gratuita y mi predicción es que algún día los artistas y sus disqueras serán quienes decidan el precio de los discos. Espero que no se subestimen a sí mismos y a su arte"
Con un par, Taylor.

22 sept. 2014

Frikismo youtubero

Van proliferando como los niscalos en otoño. Los videos frikis, digo. Todo el mundo sabe que "internet is for porn", pero últimamente empiezan a surgir otro tipo de contenidos interneteros que se pueden interpretar como alternativas al porno (en el sentido de que son contenidos que buscan causar placer a corto plazo al espactador). Primero  fueron los videos de masajes, de los que youtube esta plagado, y que parece ser que se han covnertido en una alternativa soft al porno de toda la vida. Pero la cosa va evolucionando. Lo último en frikismo youtubero son los videos de ASMR, que es el acrónimo  de Autonomous Sensory Meridian Response, o dicho en cristiano: Respuesta Sensorial Meridiana Autonoma. ¿Y en que consiste esto? Bien, pues... ¿sabes la sensación de hormigueo  cuando alguien te roza levemente la parte posterior del cuello? ¿o esa sensación física agradable que se produce al escuchar a alguien susurrar? Bueno, pues básicamente es eso. Es como la dentera, pero a la inversa. Todos lo hemos experimentado alguna vez, y ahora gracias a youtube, esta sensación esta al alcance de cualquiera sin necesidad de tener un partenaire que se preste al juego.

Aquí la amiga Hermetic Kitten nos regala con unos minutazos de susurros. "Estoy aquí para relajarte":



Básicamente, en este tipo de videos salen tios y tias hablando en susurros mientras le acarician el pelo a alguien, o mientras desenvuelven suavemente un regalo. Tienen millones de visitas. Muchos de esos alcanzan unos niveles de frikismo espeluznantes. Por ejemplo, esto, me parece mas obsceno que un Bukkake (avisados quedaís):



A esto hemos llegado en el primer mundo. ¿Que ha sido de ir al bar con los amigos, o de leer un buen libro? Respecto a lo primero, no es que sea un gran fan de la cultura del bar, pero algo es algo. Parece claro que hay una tendencia fuerte a abandonar los habitos sociales en favor del ocio personal.  (entendido en muchos caso como el consumo de contenidos en internet). Hasta ahora era el omnipresente porno (fenomeno del que prefiero no opinar ahora, porque nos meteriamos en un berenjenal mas peliagudo) copaba buena parte del consumo internetero de un % nada desdeñable de la población, pero van surgiendo mas y mas alternativas que producen placer inmediato al espectador.

Los videos de masajes, son un clásico, como antes he comentado. Normalmente estos videos vienen perlados de sabiduría o filosofia oriental del todo a 100, porque el fenomeno New Age inevitablemente acaba empapando todo este circo de los masajitos. Incluso pasa con los masajistas de toda la vida, que vas a que te arreglen una contractura y si te descuidas te empiezan a hablar del ayurveda y de la conciencia estelar, y de su puta madre. La últimisima moda en videos de youtube son los videos de orgasmos sensoriales, en los que, aparentemente, un masajista/chaman lleva al extasís a un paciente/discipulo. Para mi esto representa la fusión inevitable entre el misticismo New Age y el porno, y me demuestra que la gente no solo busca el placer a corto plazo consumiendo este tipo de contenidos, sino que que además buscan a la vez alguna clase de sabidura espiritual o alguna mierda por el estilo. Ejemplo (aviso para sensibles, de que puede resultar bastante perturbador):




Yo creo que todo esto forma parte de una especie de fenomeno deshumanizador del que ya se lleva oyendo tiempo en japón y me parece un sintoma de que algo grave pasa. Si la gente prefiere estas cosas a las actividades de ocio tradicionales como el deporte o estar con los amigos, o realizar actividades culturales, es que hay mucha frustración, y que la vida para mucha gente se ha vuelto tan intolerable que solo merece la pena la busqueda rápida del placer. Odio sonar como el mojigato De Prada, pero la verdad es que todos estos hábitos de consumo pueden terminar deshumanizandonos, y convirtiendonos en patéticos peleles en cuerpos de hombre o mujer.

Y digo, yo, ¿quien gana con todo esto?

En primer lugar, los mismos que con la pirateria y el porno: Los ISPs. Por ejemplo, Telefónica. Un, dos, tres, responda otra vez,

En segundo lugar: Youtube -> Google.

En tercer lugar: las estructuras de poder, que podemos resumir en: Elites extractivas, multinacionales, y gobiernos (controlados por dichas elites), que necesitan a un pueblo abotargado y poco crítico, que esté mas dedicado a sus "cosas" que a pedir justicia social, estado del bienestar, y otras inferencias indeseables en el libre mercado.



8 ago. 2014

España y la cultura de lo macabro

Tenía yo 9 o 10 años, y estaba pasando el mes de Agosto en Salamanca, en casa de mi abuela. Uno de esos días mis padres decidieron hacer una excursión a Alba de Tormes, un pueblecito a unos pocos kilometros de la capital. Fue allí cuando tuve mi primera experiencia con la cultura de la muerte, o cultura de lo macabro, que tanta raigambre tiene en este país.

Resulta que uno de los atractivos "turísticos" de la localidad, es nada menos que una reliquía: el brazo incorruptible de Santa Teresa de Jesús. Lo tenían expuesto, metido en un relicario, una especie de matraz ominoso con detalles en oro y una gran base de madera. Dentro, estaba el susodicho brazo, que se asemejaba a una especie de mojama o embutido en mal estado. Si a eso le sumamos el olor a alcanfor y a madera vieja de la iglesía, aquello no puede calificarse sino de performance obscena. Ni el mas transgresor de los artistas conceptuales podría lograr ese impacto. Salí de la iglesia con nauseas y les pedí a mis padres que no me llevaran nunca más a ver algo así. Y así, a la tierna edad de 10 años, empezé a pensar que la gente estaba mal de la cabeza. Luego me dí cuenta que no es "la gente", sino este país, o una parte sustancial de él.

Brazo "incorruptible" de Santa Teresa
La celebración o sacralización de la muerte y el gusto por lo macabro (que son cosas separadas, aunque suelen ir juntas), es omnipresente en España, y sobre todo está arraigado en tradiciones y comportamientos ancestrales. La fiesta del pueblo en la que tiran una cabra desde el campanario, el sufrmiento autoinflingido de los costaleros en las procesiones, los cristos vivientes, los toros…todo ello gira entorno a la muerte. La muerte del toro (y ocasionalmente, la del torero), la muerte de Jesús, la muerte… siempre la muerte y el sufrimiento. La sangre es importante. Sin sangre, parece que no es lo mismo, que no les gusta tanto. No les parece tan sagrado, tan trascendente. Mi opinión es que una sociedad que venera el sufrimiento, que lo convierte en algo trascendente, es una sociedad enferma. El sufrimiento, y el sufrimiento físico en concreto, forman parte de la vida, y del ser humano. Aceptarlo es una cosa, pero venerarlo.…mal asunto.

Pero es un error pensar que esta afición por la sangre se reduce a lo "ritual" (aqui englobariamos lo religoso, pero también la tauromaquia). También ocurre sin necesidad de que haya ningún tipo de significación adicional. A este respecto, me impactó una entrevista a Carlos Iglesias, a razón del estreno de su pelicula "Un franco, catorce pesetas" sobre el regreso de unos inmigrantes españoles en Suiza a un barrio del Madrid de los años 60. Iglesias cuenta que, volviendo de una Suiza verde, casí idílica, se encontro con que, en aquel barrio de Madrid, unos chavales se dedicaban a reventar a pedradas (literalmente) a los perros callejeros. Spain is Different. Los que hemos veraneado en pueblos, sabemos como se ha tratado a los perros en el campo. Y sabemos también que lo del padre poniendo la escopeta en las manos al rapaz para que matase a un perro -como ritual de paso a la adultez- era bastante habitual. Esto lo recoge Rosa Montero en su novela "El corazón del Tártaro":

Un día estabamos en la casa del pueblo. Porque en las vacaciones siempre volviamos al pueblo, y mi padre alardeaba  de coche bueno y se iba al bar a beber whisky en vaso largo (..) estabamos sentados en el porche y atardecía. Mi padre estaba limpiando su escopeta de caza (..) entonces mi padre me dio en el brazo, y me dijo "a que no tienes huevos para pegarle un tiro a ese chucho" (..) Ahora apunté al perrillo y empecé a sudar. Mi padre se reía: "Venga cabrón, dispara... si es muy fácil... " (..) "Ya sabía yo que no tendrías cojones". "Ya sabía yo que eras un maricón".

Aquí lo de la virilidad ligada al hecho de matar (y con ello, matarse emocionalmente a uno mismo), es muy típico. Eso es ser un omvre. Un país con estas mimbres, y luego la gente quiere que seamos "un país serio" como Francia, no tener incomodos nacionalismos, ser ricos, y vivir tranquilamente trabajando, tener mujer y amante, y comer queso y beber vino. Pero como vamos a ser como Francía, hombre. Si somos un país de mataperros y de cainitas. Aquí tenemos fosas comunes repartidas por las veredas de toda la nación. Y si las paredes hablasen, cuantos horrores contasen.

Tampoco olvidaré a un familiar, al que ibamos a visitar todos los veranos. Y en una de esas visitas, alrededor de una mesa repleta de chorizo, salchichón y queso casero, y con mirindas de limón para los niños, aquel hombre sacó el tema de los vascos, y entró en una especie de bucle, en el que murmuraba entre dientes, mostrando una sonrisilla siniestra, algo así como "mucho hijo de puta, es lo que hay allí", y lo murmuraba con unos ojos febriles, llenos de muerte. Era fiebre sí, fiebre homicida, fiebre cainita. En ese momento supe que si esre hombre hubiera tenido la oportunidad de mandar fusilar a unos etarras (culpables o no), o ya puestos a unos rojos, no lo hubiera dudado ni por un momento. O ya puestos, a unos rojos. El señor tenía edad como para haber estado en la guerra civil. Se había amamantado con odio, como mucha gente en esa época. Luego, muchos años despues, supe que este hombre se había escondido para que no le llamaran a filas los nacionales, y así pasó la guerra, oculto en algun pajar donde le iban a llevar comida las hermanas.

Volviendo a la guerra civil, otro episodio impactante fue el asesinato de Lorca. Dice la Wikipedia (basandose en un libro de Paul Preston) que un exdiputado de la CEDA denunció a Lorca ante el gobernador civil de Granada. Por espía ruso (acusación absurda, pero tampoco hacía falta mucha justificación para quitar del medio a "un intelectual rojo, y encima maricón"). Hay muchas versiones acerca de los sucesos previos a su muerte, pero está claro que Lorca se escondía en casa de Luis Rosales, un poeta amigo de Lorca, y además falangista. Sea como fuere, el gobernador civil detuvo a Lorca, y al día siguiente, de madrugada, los fusilaron. Dicen que el gobernador civil consultó a Queipó de Llano (general de los Rebeldes), y este dijo "Dale café, mucho café" (siempre según Paul Preston). Lo mataron junto con un maestro, y dos banderilleros anarquistas, y los echaron en una fosa común. Parece ser que los autores materiales se mofaron de su condición de homosexual. Otra vez el asesinato como insignia de virilidad.

También hay mierda en el bando republicano. En el libro "Una historía de la guerra civil que no va a gustar a nadie", Eslava Galán cuenta como en el Madrid cercado por las tropas rebeldes, eran comunes los asaltos a las casas de los ricos, y el asesinato de estos via tiro en la cabeza, en cualquier callejón. También narra el testimonio de un hombre, que viajando en tranvía, escucho a una mujerzuela contar como habían entrado en casa de unos ricos, los habían asesinado, y como al hijo nonato de estos, ella personalmente le había estampado el craneo contra una pared.

Y es que en muchos paises la gente se ha matado entre sí, pero no con esta saña, este odio, este gusto por la sangre. Eso solo ha pasado (y pasa) en Africa. Y en España. Quizá también ocurrió en yugoslavia. Pero en la mayoir parte de los paises occidentales, este gusto por loa sangre finalizó con la SGM. En España, la guerra civil no fue sino un horrible catalizador de ese gusto por el asesinato y lo macabro.

La guerra acaba, pero España sigue, bajo una bandera mas roja que amarilla. El olor rancio a alcanfor y a madera vieja de las iglesias y el cristo sangrante se tornan metafora y símbolo del nuevo regimen. Por todos es sabido que Franco se hizo con una reliquia -la mano incorruptible de Santa Teresa-  (el de Alba de Tormés era el brazo, no se confundan -en España, no será por reliquías ni por trozos de cadaver santíficados-) y la trasladó a su capilla persona.

Es a partir del ascenso de Franco, cuando la tauromaquía se convierte en simbolo de españolidad.

Viva Ejpaña.
Yo siempre he sentido aversión por la tauromaquía. Pero no solamente porque se torture a los animales -que también-, sino por la naturaleza macabra del evento en sí. Me disgustan esos animalistas que disfrutan cuando el toro le hace un "siete" a un torero. Por mucho que uno esté en contra de algo, no estremecerse ante el daño físico de un ser humano, me parece de tener el alma bastante retorcida. La Tauromaquía es en realidad la ritualización del horror que nos es tan caro. La explicación de la vida a través de la muerte, la celebración de la virilidad del matador que mata, la trascendencia del sufrimiento y la sangre, el gusto estético por lo bizarro y lo extremo, la propia significancía del animal como simbolo de lo ancestral y de lo primario. Quizá lo último sea lo único salvable, pero de eso hablaré en otra ocasión. En resumen: para mi la sangre del toro es la sangre de Lorca, o paradógicamente, la de los banderilleros asesinados junto a el. Es la celebración del horror que subyace.

Con tantos curas, frailes y beatas  que ha habido en este país, es raro que nadie se haya dado cuenta de que ibamos por muy mal camino. Rojos, Azules, y demás colores. Ahora la gente ya no se mata -generalmente-, pero el odio sigue ahí. Basta leer la sección de comentarios de cualquier periodico digital. Ahí la gente se quita la mascara social, y protegidos por el anonimato, dicen lo que piensan.

11 jul. 2014

¿Son las modernas las nuevas flappers?

Según Wikipedia:

Flapper es un anglicismo que se utilizaba en los años 1920 para referirse a un nuevo estilo de vida de mujeres jóvenes que usaban faldas cortas, no llevaban corsé, lucían un corte de cabello especial (denominado bob cut), escuchaban música no convencional para esa época (jazz), que también bailaban. Las flappers usaban mucho maquillaje, bebían licores fuertes, fumaban, conducían, con frecuencia a mucha velocidad, y tenían otras conductas similares, que eran un desafío a las leyes o contrarias a lo que se consideraba en ese entonces socialmente correcto.

Las flappers eran esas chicas que, en los años 20, con corte de pelo a lo "chico" y falda corta, inauguraron el estilo de vida hedonista de fiestas, alcohol y música (especialmente jazz) que había estado tradicionalmente vedado para las mujeres. Eso no quiere decir que las mujeres no fueran a fiestas, ni bebiesen antes de esa época. Pero el fenomeno flapper incorpora elementos nuevos, como cierta aceptación social, y el caracter interclasista (aunque los iconos flapper mas conocidos suelen ser chicas de la alta sociedad). Tambíen existe un componente externo que antes no se daba: el cine y la literatura.

Ilustración flapper, por Russel Patterson

Es dificil decir si es el cine quien se apropia de la imagen flapper, o son las flappers las que toman su forma de vestir y su estilo de vida del cine. Actrices como Clara Bow protagonizaron exitazos de temática flapper en la decada de los 20. La aparición del cine como medio de masas y el nacimiento del estilo de vida flapper (entendido como una actitud social y estética) son totalmente indisolubles. Por cierto, que el cine moderno últimamente ha revisitado con frecuencía el tema. Especialmente el director Baz Luhrman parece especialmente interesado. Sus peliculas El Gran Gatsby (adptación de la novela homónima) y Molin Rouge ofrecen una visión -desde el punto de vista estético, sobre todo-, de las flappers.

Daisy Buchannan, en la pelicula El Gran Gatsby. Flapper de libro.
Para los seriefilos, en la serie Downton Abbey, ambientanda en la Inglaterra aristocrática de la segunda decada del XIX, hay un personaje que es claramente flapper: Lady Rose McClare, una joven de la alta sociedad que se escapa de los tediosos actos sociales típicos de la nobleza para ir a bailar jazz a los clubes de Londres. Por lo tanto, aún con las pertintentes variaciones locales, podemos decir que, gracias sobretodo al potencial globalizador del cine, el fenomeno flapper se da en Estados Unidos, Inglaterra y Francia, constituyendo posiblemente el primer caso de identidad grupal globalizada.

Pero el cine no es suficiente para explicar el fenomeno flapper. No podemos obviar las causas sociales, e incluso demográficas, que se encuentran detrás. Para empezar, el tremendo balance de muertos de la primera guerra mundial hacía que los hombres escasearan, por lo tanto para las mujeres no era tan sencillo casarse y formar una familia. Se prolongaba de esta manera la soltería, y con ella, hasta cierto punto, la juventud. Por otra parte la incorporación de la mujer al mercado laboral, y consecuentemente, su incorporación al mercado de consumo, crea un nicho de mercado que antes no existía.

Cada vez que pienso en las flappers, me es inevitable asociarlas con un grupo social de nuestra epoca: las modernas. Esas chicas con gafas de pasta, que van a conciertos de musica indie y a festivales, que beben y fuman, que están obsesionadas con Audry Hepburn (que nació demasiado tarde para ser una flapper, y cuyo estatus como diosa pop requería una entrada completa del blog). Si, sí, sabes de quien hablo. Esas chicas que se pirran por las chaquetas de punto de la abuela, la combinan con medias de rejilla, y usan deliberadamente vocabulario cursi. En fin, modernas. O hipsters -aunque el palabro hipster tiene una connotación mas global-.

Iconografía ye-ye. Esto hará las delicias de cualquier moderna que se precie.

Nada suscita tanto odio visceral ahora mismo en Internet como lo hipster y los hipster -bueno, salvo Pablo Iglesias, el bolivarianismo y la ETA-. En general, se vé a lo hipster como una moda frívola y altamente narcisista. Yo, personalmente no tengo nada en contra de los hipster ni de los y las modernas. Cada cual es muy libre, y no veo porque vestír o hablar de una determinada manera te va a hacer mejor o pero persona. Lo interesante del tema es que el fenomeno de las modernas, y mas globalmente, el fenomeno hispter recuerda tanto al fenomeno flapper que es inevitable buscar similes entre la situación global actual y la de los años 20.

Básicamente, creo que hemos llegado a un "turning point", a un cambio en las circunstancias sociales y en los habitos de vida en occidente. Estamos en un periodo de escasez, y lo que viene inmediatamente no es una mejora precisamente. En el caso particular de España, el alto precio de la vivienda hace que los jovenes sean mucho mas reticentes en abandonar el hogar y comenzar una vida adulta, ya sea formando una familia o en solitario. Por otra parte, abundan los trabajos a tiempo parcial y el empleo precario en general. Hay una generación de mujeres (entre los 20 y pico y los 30 y pico mas o menos) que dispone de dinero, y de tiempo, y cuyas vidas han quedado en punto muerto por culpa de la crisis, y posiblemente de prejuicios generacionales relacionados con el miedo al compromiso y la ansiedad por la perdida de la libertad. Esto me vale también para los hombres, pero ya que hemos empezado con las flappers, me centraré en las mujeres. Al igual que sucedía con estas, las mujeres ahora están incorporadas a la vida laboral, en mucho mayor grado que hace dos o tres decadas. Igual que las flappers, los sinsabores de la vida en general, y de la vida laboral, se van ahogando en libertad festivalera, en fines de semana de ocio, alcohol y música (no sé si también sexo, pero diría que no, no me parece un colectivo muy promiscuo), y quizá en la conciencia de pertenencia a un grupo mejor o mas interesante que la mayoría, y que inconscientemente les refuerza la autoestima.

Otro de los elementos comunes entre modernas y flappers es el desarrollo de las subculturas globales por parte del cine. Lo curioso de todas estas tendencias, o subculturas, es que, por primera vez, han devenido en algo global. Porque las pelis de superheroes no las ven ya solo los fans de los superheroes. Lo mismo ocurre con las comedias romanticas, que ya no son solo para chavalas en edad de merecer, y así con todo. Incluso con los deportes -siendo el futbol el máximo exponente-. Así que las modernas pueden ser modernas por convicción, por imitación, por estética... todo vale. Y lo mismo para cualquier otra subcultura.

Técnicamente la Hepburn no es una flapper. Pero como si lo fuera.

Por lo tanto, y después de esta chapa sobre las flappers, para mi se están dando dos fenomenos de "distracción" que crean una falsa sensación de abundancia y de libertad:


  1. La aparición de "tribus urbanas", o mejor, tendencias de consumo mas o menos homogeneas que refuerzan la valoración personal a través de la identidad grupal y que ofrecen un ocio de fin de semana aparentemente muy satisfactorio (digo aparentemente, porque yo creo que sobre todo, son un sustitutivo del sexo).    
  2. La globalización y transversalidad de estos fenomenos, que se enmarcan en lo que podriamos llamar cultura pop, de modo que los habitos de consumo antes citados penetran en todos los estratos sociales (sobre todo de adolescentes y jovenes adultos -menores de 40, vamos a poner-), asegurando que todo el mundo tiene parte de su ocio satisfecho mediante el consumo de estos productos (videojuegos, moda, alcohol, cine, etc.)
Ambos fenomenos (sobre todo el primero) estaban ya de alguna manera presentes en el fenomeno flapper. La diferencia respecto a a los tiempos actuales, es posiblemente que estos fenomenos, aún siendo globales, no tenían un impacto masivo en la sociedad.

Obviamente, esto no es casual. Forma parte de un plan idiotizador (y me incluyo, por supuesto, porque yo también soy consumidor) ante un cambio de paradigma en el que las clases medias cada vez las van a pasar mas canutas, y van a necesitar de mas droja -audiovisual, identitaria o química- para mantener la ilusión de opulencía y bienestar que caracteriza a estos inicios del siglo XXI.

EDITO (14/7/2014) : He encontrado la entrada de un blog que cuenta con bastante mas pericia y documentación que yo el tema de las flapper y el cine de los años 20.

11 jun. 2014

Jeremy Clarkson ya ha pagado

Me gustan los coches, aunque no soy un apasionado del motor. Top Gear ha sido probablemente el programa de motor mas seguido internacionalmente. Muchos medios, y presentadores "graciosetes". Un formato nuevo y ameno que hacía las delicias de los telespectadores.

El programa mas popular sobre el mundo del motor, lo presenta Jeremy Clarkson. Clarkson es famoso por sus salidas de tono, y por sus comentarios politicamente incorrectos. Sabía que a Alonso le llamaba “el cejijunto”. Bueno, un poco de chauvinismo puede ser hasta sano. O eso pensaba.

El otro día me encontré un youtube un video de Clarkson, que hizo un programa llamado meet the neighbors en el cual recorre países en coche y trata de hacer un esbozo del país partiendo de sus conversaciones con la gente. Esta vez le tocaba el turno a España (el documental es bastante viejo, del 2002 parece ser), y yo ya esperaba los típicos prejuicios británicos sobre la siesta y demás. Pero nada de eso, Clarkson se viene arriba y nos llama holgazanes y gorrones. Todo el “documental”, todo, sigue la línea de “denuncia” de la supuesta cara dura que tenemos los españoles. En resumen, Clarkson se mea en España. Piss off que dirían los british.

El que quiera, puede ver el video aquí:


Para hacer un rápido resumen, Clarkson dice que los ingleses nos han pagado el país. No estoy exagerando, no es una licencia literaria. Lo dice así, tal cual. Incluso hace el paripé de negarse a pagar una autopista porque “yo ya la he pagado”. Lo dice con todo su morro, a pesar de que el Reino Unido no es ni de lejos el mayor contribuyente a los fondos de desarrollo Europeos, y de que proporcionalmente (en % sobre el PIB) España contribuye incluso más. Pero Clarkson no es hombre de matices ni sutilezas. En posteriores escenas, se nos muestra la tomatina, y el ambiente del casco viejo de San Sebastián, y Clarkson directamente dice que en España no trabaja nadie. Sí, lo dice literalmente.

Para completar este desaguisado, el amigo Jeremy se entrevista con un miembro de Batasuna donde más o menos da a entender lo brutos y primitivos que somos los españoles (para ellos Batasuna es la españolidad en su máxima expresión, como se puede deducir más tarde, cuando nos llama sanguinarios por nuestra supuesta afición generalizada a la tauromaquia). Luego saca unos planos de Gernika para explicar el bombardeo de los malvados nazis. Perfecto, españoles vagos y sanguinarios, alemanes nazis que bombardean escuelas. Ese es el nivel de Clarkson.

Francamente, que un británico racistilla se espilfarre un poco no me importaría tanto, si no fuera porque empiezo a ver que no son hechos aislados. Hace unos años la BBC emitió otro documental que iba exactamente en la misma línea; una linea populista que nos muestra a los Españoles como chupoteros y vagos. Mostraba, por ejemplo, a unos canis en alguna ciudad de levante, vagueando en un local a las 3 de la tarde, bebiendo y fumando porros. Y daba a entender que España era eso, básicamente. Una panda de vagos subsidiados por europa. Este lo podeís ver aqui:

http://www.dailymotion.com/video/xwqhgp_this-world-bbc-2012-the-great-spanish-crash-vos_news

Es inútil argumentar que la UE y nuestra casta “pactaron” el rol de España en la UE: Subsidios a cascoporro a cambio de desmantelar la industria y el campo. Luego, los curritos les compramos Opels, Citroens y Fords, y la pasta gansa se va a proyectos de autopromoción como las Olimpiadas o la Expo. También a infraestructuras, sí. Alguna ventaja teníamos que tener. A ellos se la suda todo esto. Somos vagos y mangantes. Demasiado morenos y cejijuntos. Primitivos. 

La verdad, no se que demonios hace esta gente en la UE. No entraron en el Euro. Bloquearon con su único voto el impuesto a las transacciones financieras que querían todos los estados miembros para no perjudicar a la City (sospecho que en UK tienen un miedo atroz a la economía real. A ver si no, de donde sale la pasta para subsidiar a toda su white trash, si no es de los chanchullos de la City). Y todavía tenemos que aguantar sus prejuicios, sus objeciones, y su mezcla de condescendencia y desprecio hacia los países del sur de Europa. Pues si no quieren estar en la UE, que se vayan. Quizá nostros deberiamos irnos también, pero eso es otro tema.

Pero sobre los british, obviamente no todos piensan como Clarkson. Pero muchos sí, incluyendo al actual gobierno. Que se vayan de una puta vez de la UE. Es más, que se vayan del espacio Schenghen, y así los inocentes españolitos dejaremos de ir a Londres a “aprender inglés” cobrando sueldos ridículos en trabajos para los que estamos sobrecualificados, y ellos dejaran de llenarnos playas de vomitos y tampones usados empapados en vodka. Que sigan poniendo pinchos en sus portales para que no duerman allí los vagabundos, que sigan construyendo rascacielos mientras las clases medias se empobrecen y la burbuja inmobiliaria de Londres sigue en ascenso. Que sigan orwellizandose y que nos dejen tranquilos a los demás.

5 nov. 2013

Tigres, ovejas, y encantadores de serpientes

Hace unos días, una amiga me recomendó un video de Youtube que se titula “Vida, conciencia, y libertad”. El video consiste en una charla a universitarios por parte  de un tal Fredy Kofman. Una busqueda en google rápidamente nos revela que Kofman es una especie de gurú del coaching, nacido en Buenos Aires. Tengo la buena costumbre de no investigar demasiado en internet (a priori) para no formarme ideas preconcebidas de algo o alguien. Así que pasé rápidamente a youtube, y visioné el video.

Freddy Kofman, un tipo con carisma

La primera impresión de Kofman, es la de un yuppie afable, que se congracia fácilmente con el alumnado que asiste a su charla. No estoy seguro, pero creo que en muchos países de latinoamerica, en el ámbito universitario aún existe un fuerte academicismo que distancia a los alumnos del profesorado, y a los jóvenes de los mayores. En ese contexto, alguien como Kofman probablemente sea muy refrescante para un auditorio de chavales de 20 años.

Kofman cuenta una antigua fábula sobre un tigre que crece entre ovejas. A todos los efectos, el tigre que crece entre ovejas, se cree oveja, y actúa como una de ellas: bala en lugar de rugir, se alimenta de hierba, y huye cuando atacan los tigres. Las ovejas, por supuesto, son retratadas como seres inferiores, indignos, pusilánimes, que  aceptan su inferioridad como la norma natural. Los tigres por el contrario, son majestuosos, dignos de admiración. Llega el día en que los tigres, al atacar a las ovejas, descubren a su congénere entre ellas. Entonces, se apiadan de él, y le enseñan a ser tigre: a rugir, a atacar, a ser majestuoso. La moraleja de todo esto, es que todos somos ovejas hasta que descubrimos nuestra identidad de tigre, que nos permite tomar el control de nuestras vidas.

Tigre u oveja, tú decides

A partir de aquí, Kofman pone ejemplos a los estudiantes para que vean que se comportan como ovejas; por ejemplo: las excusas cuando no hicieron su tarea, que siempre se refieren a circunstancias externas: “se fue la luz”, “se cortó Internet”, “se estropeó la computadora”, etc. Me parece bien que los estudiantes tomen conciencia de como esquivan sus responsabilidades culpabilizando al entorno, hasta ahí, no le pongo ninguna pega a la charla de Kofman. Sin embargo, a esas alturas, empezaba a intuir a donde quería ir a parar el señor del acento porteño, la corbata (que se quitó rápidamente) y los anglicismos.

Hacía la mitad del video, Kofman vá al grano: las personas que se benefician de los sistemas públicos de pensiones, son ovejas que aceptan su inferioridad y renuncian a su responsabilidad para consigo mismos en favor del entorno (el gobierno).  Es curioso que Kofman habla siempre de responsabilidad personal, pero nunca de la responsabilidad de las empresas. Tampoco habla sobre las trampas del libre mercado, sobre la fiabilidad de la banca o sobre la solidez de los diferentes productos de ahorro o inversión. ¿Que ocurre si su banco quiebra? ¿Que ocurre si su país quiebra? ¿debió usted haber sido mas listo, e inventir en el extranjero? ¿O quizá debería guardar su dinero en casa, en una caja fuerte? Para Kofman la culpa siempre es del individuo, nunca de la empresa. 

Kofman omite que además del libre albedrio de uno, el libre albedrio de los demás tambien nos influye, y de un manera que no podemos controlar. El ciudadano medio no puede saber que su banco va a quebrar, o que su aseguradora no va a pagar. ¿Es malo introducir mecanismos que permitan proteger al ciudadano de la injusticia inherente al libre mercado? Para mi no, para Kofman, sí. Lo que viene a decir es: si usted perdió su dinero por una mala inversión, no culpe a los demás, la culpa es suya. Usted es responsable. Da igual que haya sido victima de una estafa; debería haber sido usted  menos avaricioso, mas listo, mas previsor. Kofman crítica a los gobiernos, pero no a las corporaciones. Al final, a donde nos conduce todo el discurso de Kofman es hacia la maldad de los gobiernos y de lo público, y las bondades de lo "privado" y la sacralización del mercado y de la empresa.  ¿Les suena de algo? Es neoliberalismo puro y duro.

Todo el sistema pende de un hilo por las hipotecas subprime
El neoliberalismo ha llevado a esto, me temo.

Fredy Kofman utiliza un mensaje de superación personal (la fábula del tigre) para enmascarar un discurso neoliberal a favor de la liberalización y desregularización de los mercados.

Kofman sigue manipulando el concepto de responsabilidad personal para justificar el comportamiento abusivo de algunos empresarios: según Kofman, usted debe estar siempre agradecido a su patrón por darle trabajo. Incluso aunque este se exceda en sus funciones y le acose, o le pague un sueldo muy inferior a lo que usted merece. La justificación de este argumento es que en un mercado libre, si usted cree que está mal pagado, puede marcharse a otra empresa, o fundar la suya propia. La realidad es que el mercado libre es injusto, ya que favorece a las personas con más dinero: si usted no tiene dinero, deberá conseguir crédito para montar su empresa, lo cual es cada vez más complicado debido a la situación financiera global.

Tampoco es seguro que si usted es bueno en su trabajo, pueda ir a otra empresa que le pague más; una opinión negativa de sus jefes pueden lastrar sus posibilidades de encontrar trabajo en otras empresas del sector. Además, hay actividades profesionales (ingenieros de cierto nivel, académicos, científicos, etc.) cuyo mercado laboral se limita a dos o tres empresas y/o al sector público. Un ejemplo muy bueno de esto es la película francesa “Arcadia”, una comedia dramática en la que un brillante ingeniero quimico que es despedido, decide matar a los demas candidatos a un nuevo puesto de trabajo para hacerse con el. Obviamente, la pelicula es una exageración de una situación real, pero se la recomiendo encarecidamente:

Hay que eliminar a la competencía

Para reafirmar su posición, Kofman pone ejemplos como el del pastor protestante Jim Jones, que fundó una secta que mezclaba los principios del cristianismo con los del comunismo. Todos los miembros de la secta se suicidaron en masa en 1978. Este ejemplo, al igual que la fábula del tigre y las ovejas, es un ejemplo tramposo, que inmediatamente busca identificar la religión y el comunismo como algo negativo y peligroso. Y no digo que no lo sea. Pero nuevamente Kofman utiliza el reduccionismo y la simplificación para separar lo bueno de lo malo.

Prosigue la charla, salpicada cada vez mas profusamente con terminos anglosajones como "accountable", "no way", "player" y "victim". 

Are you a player or a victim?

En la última parte del video, Kofman escribe un "voto" en la pizarra y pide a los alumnos que lo suscriban: "nunca emprenderé acciones violentas contra individuos y/o sus propiedades". Acto seguido de que todos lo aprueben docilmente, Kofman nos cuenta que si uno no paga sus impuestos, la policía llega a casa y le embarga los bienes o lo arresta. Conclusión, la policia es mala, ergo... ¿lo adivinan, verdad?

El gobierno es malo. No diga que no se lo avisamos, piltrafilla.

La premisa para llegar a esta conclusión, es obviamente falsa. La violencia, incluso la violencia física, dentro de un control y unos limites, puede llegar a ser necesaria para garantizar la justicia. Es algo totalmente obvio; si alguien roba a alguien, la policia le arresta, y eso es necesario para garantizar los derechos individuales. Esta premisa falsa tiene pues una doble función. La primera y mas obvia consiste en hacer creer a la gente que existe una maldad inherente a los gobiernos. La segunda, mas sutil, es que el ejercicio de la violencia siempre es algo indigno, incluso cuando existen graves injusticias. 

Malvados antisistema ejerciendo la violencia... intolerable!!

Lo malo de todo esto, es que el discurso de Kofman es muy atractivo, y tiene partes muy aprovechables: sí, hay que hacerse cargo de uno mismo; sí, hay que tomar responsabilidades. Es muy cierto. Pero lo que no es de recibo es que Kofman se aproveche esta exposición para vender ideología.

Además de esto, Kofman utiliza diferentes cuentos y fabulas de diferentes tradiciones para justificar su credo. Esto es muy tipico de los neoliberales, el aprovechamiento parcial y tramposo de ideologías y religiones en favor del capitalismo salvaje. Lo mismo vale una fabula de un monje budista que un cuento chií.

Pero, en cualquier caso, lo preocupante no es que gente como Kofman venda un discruso descaradamente neoliberal, en un momento historico donde ha quedado claro que la desregulación del mercado financiero en EEUU y otras politicas similares han sido uno de los factores determinantes que han causado una crisis económica a nivel global. Eso forma parte de la libertad de expresión. El problema, lo realmente grave, es que algunas universidades en America estén patrocinando este tipo de mensajes. La única explicación a este hecho, es que las elites de esos paises buscan instaurar (o reasentar) un modelo económico oligarquico, que favorezca a las grandes fortunas, a los politicos, y a las multinacionales, en detrimento de los ciudadanos. En algunos paises de suramerica, siempre ha sido así -por desgracia-, pero en otros, como Argentina, siempre ha existido una clase media que impedía que el reparto de la riqueza fuera tan desigual.

29 oct. 2013

Buenas (y gordas)

Buenas. Tras meses con la tentación de hacerme con dominio y hosting para alojar un blog de temática variada, asuntos propios, e idas de olla, la vagancia ha ganado la partida. Tendréis que soportarme aquí, en blogger. ¿de qué va a tratar este blog? Fundamentalmente de temas actuales, que no de actualidad: sociedad, consumo, ecologismo, medios audiovisuales, música, etc. O al menos, ese es su noble propósito. Al final puede que acabe hablando sobre remedios caseros para la resaca. Avisados quedáis.